» Paciente del Hospital San Martín donó hermosas pinturas en agradecimiento a atención recibida

Paciente del Hospital San Martín donó hermosas pinturas en agradecimiento a atención recibida

IMG_7895 IMG_7900

IMG_7898 IMG_7902

Enfrentando complicados momentos de salud se encuentra la artista plástica autodidacta María Elena Contador Bañados, conocida también como “La Nena”, quien en agradecimiento a la buena atención dispensada por los médicos y profesionales del Hospital San Martín de esta ciudad decidió donar parte de su obra al recinto asistencial.

El legado al recinto asistencial ha sido exhibido durante toda esta semana en el pasillo principal del plantel sanitario, gozando de excelentes comentarios de parte de funcionarios y usuarios del establecimiento, el cual ha acogido y tratado a esta paciente durante el último tiempo, lo que motivó la decisión de la pintora, quien tras un periplo por diversos países de Europa y América, dedicó su vida a la pintura.

Cabe señalar que María Contador Bañados nació en Viña del Mar, en febrero de 1947, y desde pequeña sintió gran atracción por la pintura, de ahí su formación autodidacta, utilizando en su faceta artística el óleo. Algunos de sus temas están inspirados en artistas como Leonardo D’ Vinci, Goya, Gauguin, Rubens, Sorolla, Stubbs, Joshua, Reynolds, Thomas Lawrence, Mabase, Li Zijian, Guayasamín, Diego Rivera, Frida Kalho, Onofre Jarpa, Mauricio Rugendas Pepe Vila, Raúl Kennedy de Bahía, Krügen y Tuca Fluxa.

Durante más de 30 años la artista, que actualmente se encuentra radicada en la vecina comuna de Limache, ha reunido un centenar de obras correspondiente a reproducciones de diferentes autores que ha llevado a su lienzo con gran exactitud y talento. De hecho, de los 15 cuadros donados al Hospital San Martín que han sido expuestos esta semana, destacan algunas reproducciones como el tradicional cuadro de Mauricio Rugendas, “El huaso y la lavandera”, entre otras.

Una vez que se desmonte esta exposición los cuadros donados por la paciente y artista, éstos serán distribuidos en diferentes áreas del recinto asistencial quillotano, “de manera de que la belleza de sus trazos renueven y aviven –con más fuerza- el compromiso de ayudar al enfermo, para que nuestro propio paso por la vida deje también una estela de colores”, según recalcó la doctora Oriana Valenzuela, una de las facultativos que ha tratado clínicamente a la artista y gestora de la exposición.