» El concepto NANEAS

El concepto NANEAS

El concepto NANEAS

Entre los niños y jóvenes que requieren cuidados especiales de salud, se encuentran aquellos con riesgo de presentar condiciones crónicas en las áreas emocionales, físicas y del desarrollo. Dado sus necesidades, estas personas requieren servicios de salud más complejos que la población infantil general.

En la medida que los diagnósticos se han hecho más precisos, ha mejorado la sobrevida y se ha prolongado la vida de niños con afecciones antaño letales, así como se ha acrecentado el número de niños, niñas y adolescentes que portan una condición que los diferencia. A partir de lo anterior, se estima que el 10 % de niños y jóvenes presentan una o más de estas necesidades especiales.

El término “necesidades de atención” pone énfasis en que las acciones de salud que se diseñen, deberán ser integradas y centradas a visión de quienes cuidan a estos niños, como por ejemplo: necesidades de educación, afecto, inmunizaciones, puericultura en general, etc. El término “enfermedades crónicas” en cambio, pone el acento en la enfermedad y la idea de cronicidad desalienta a ciertos grupos y personas.

El concepto de “necesidades de atención” se acerca a la idea de atención en red, donde el abordaje es simultáneo y coordinado, y busca dar solución a los diversos problemas que un niño y su familia puedan tener desde distintas perspectivas.

Naturalmente, todos los niños tienen necesidades de atención en salud, pero el término “especiales” ayuda a focalizarse en quienes más lo necesitan. Así, la denominación propuesta se acerca más a la aplicación del principio de equidad “Dar más a quien necesita más”.

Se debe considerar los profundos cambios que se producen en la familia, muchas veces en la madre sola o abuelas cuidadoras que con mucha frecuencia asumen la carga de sufrimiento, deciden vivir en función del niño, observándose fatiga por exceso de trabajo, tensión, y dificultades conyugales secundarias a la adaptación familiar. Algunas familias refieren aislamiento (aunque curiosamente algunos padres nos refieren cambios positivos como aumento de la cohesión familiar), mejor expresión de sentimientos, etc.